Kei-Kei Kingston

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kei-Kei Kingston Empty Kei-Kei Kingston

Mensaje por Kenia K. Kingston el Lun Jul 06, 2015 2:41 am



Frutera
20 años
Wut?
Osomtaun
Cassie Ventura
Kenia Keena Kingston
I run the world, I run this mother.


Su carácter ruge a la vida con la fuerza de un huracán. Su pecho arde con el fervor de un incendio, chispas imparables que se mecen al ritmo de unas profundas raíces ancladas a los barrios bajos. Impulsos que cobran vida con cada fuerte latido al rajar los nudillos y desgarrar la voz. El silencio se acaba con la estampida de su presencia y las paredes se derrumban, impotentes, ante sus cabezazos.

Kenia es la lucha por lo que está al final del túnel, sin importar obstáculos de hormigón, acero o diamante. A veces duele. Pero no se para. No se lame las heridas. Colecciona cicatrices y suda de cuántas manchas adornen su vitrina. Ya sea de un navajazo, una bala, una pelea o un mal de corazón. Todo cuanto vive, permanece, pero no le impide avanzar. Se hace grande ante la adversidad y se crece cuando los muros están muy altos. ¿Qué tienen que objetar los demás?, no importa que digan que no podrá pasar al otro lado de la pared.

Que no le toquen los cojones.

Porque lo único imposible es que no lo consiga.

Sin embargo, su manto de orgullo muestra agujeros, un mosaico de debilidad que antes era impensable. Como un caleidoscopio de dudas: la velocidad vertiginosa que tomó su vida ha lacerado su fortaleza. Pero y qué. Sigue siendo la misma, la difícil de los suburbios, la negrata capaz de partirte los dientes de un solo golpe, la que al principio es una hija de puta y termina siendo un remanso de buenrollismo.

Así es Kenia: una contradicción enfurecida que prende más con el paso del tiempo. La mecha que no se acaba. Los sentimientos que no dejan de engullirla. Tanto tiempo dedicándose a sí misma, a su propia imagen y semejanza, han hecho que los impulsos tomen forma y sean sus brazos la extensión de los celos; sus piernas la mala hostia; su cabeza el corazón que late antes de conectar una neurona con otra; y su silueta el mismísimo arrojo por vivir.
Descripción Psicológica


Más allá del pasado oscuro de una familia rota que fue reconstruyéndose, Kenia nunca tuvo problemas familiares. Como mucho, las típicas discusiones con los padres y peleas con su hermana mayor. Pero, ya sabéis... Los quince años. La adolescencia. Creer saber más que los demás, querer ser más chulo que el de al lado, pensar que todo el mundo está en tu contra, los “amigos” que te llevan por el mal camino -aka malas influencias-, la sensación de estar en una jaula, el espíritu rebelde... Lo que no es para tanto se magnifica y lo verdaderamente importante se ignora; se sobrevalora a los colegas y entre pastillas y porros, se va imponiendo la distancia entre la familia y los amigos que sueltan verdades que no gustan. Mucha fiesta. Obviamente, las consecuencias no tardaron en manifestarse: expulsiones, peleas, pedales monumentales, tirones de pelos con otras pavas, cateo general y pam, a repetir curso.

La situación termina superando y los del círculo más cercano acaban hasta la coronilla. No es de extrañar que, tras un verano intenso, en el que los palos le llegaron por todas partes, Kei-Kei empezase a ver la realidad. Se hartó de las resacas y las vomitonas, de no ser dueña de su cuerpo al consumir ciertas sustancias, de las broncas, de estar en continua tensión en su propia casa... En fin, se olvidó de los que se suponía que eran su gente, e hizo nuevos amigos. Sus padres le propusieron entrar a un club del instituto, para que encontrase alguna motivación, y, aunque al principio le pareció una chorrada y su negativa fue rotunda, terminó pensándoselo mejor. De ahí que con dieciséis años entrase en los Gamusinos.

Cabe decir que en parte -la mayor parte, ¿vale?- fue gracias a su mejor amigo. Colombo.

Buenos tiempos que se mancharon a medida que pasaba su último curso. Problemas con su mejor amigo, una inesperada intromisión al mundo del sexo y el amor, sucesos paranormales y toda una serie de catastróficas desdichas que lograron resquebrajar todo cuanto hubo construido con verdadero esfuerzo. La pérdida de su abuela y el desgaste emocional de su pseudo-relación con su jodido mejor amigo, lograron tocarle la moral.

Sin olvidar lo que ahora recuerda como una epifanía: el viaje en el tiempo, probablemente inducido por una yerba más potente de lo que acostumbraba. Vivir como una esclava, sentirse fuera del control de su cuerpo, marcaron en ella un antes y un después. Algo de lo que no ha logrado desprenderse. Algo que, contra todo pronóstico, ha hecho que se quiera un poco más.

Tal vez sea ésa la razón, o no, pero anda tratando de desprenderse de todo cuanto concierne a ese último año en Senior. Salvando el béisbol, intenta olvidar una relación que no iba a ninguna parte y que, sin embargo, le proporciona los mejores recuerdos del presente y aquel pasado del siglo vetetúasaber.
Historia personal


Padre:
✦ Nombre completo: Joseph Kingston.
✦ Profesión: carpintero.

Madre:
✦ Nombre completo: Sade Twild.
✦ Profesión: maestra de primaria.

Hermana:
✦Nombre completo: Tiaret Kingston.
✦Profesión: en prácticas como guía turística.

Otros familiares: el cuñado, tía, primos y algún familiar suelto que, seguro, se deja en el tintero. No deben ser muy buena gente.
Datos familiares


Curiosidades:
✦ Es de las que necesita todo un arsenal de pañuelos cuando se pone a ver películas, por extraño que parezca. Su género favorito es el drama romántico. Lástima que desde hace un par de meses sea incapaz de ver una maldita cinta: se ve reflejada en todas, wut.
✦ También mantiene en secreto que tiene un baúl repleto de barbies con las que jugaba de pequeña. Por ahí está también el Ken con el que se rebozaban. Unas guarrillas todas.
✦ Compone y canta rap. También baila y de pequeña tomó clases de ballet. Lo que nadie sabe es que es capaz de rajar cuellos si esa información trasciende más allá de Radio Random.
✦ Tiene un gato ruso azul, Bagueera. Y un simpático carlino de color negro, de nombre Pugo. Temporalmente se quedó a Pato, el gatito de Jordan, pero lleva con ella más de un año a estas alturas. Le permite visitas supervisadas de su "dueña".
✦ Cuenta la leyenda que dejó mellada a una, calva a otra -de un tirón de pelo- y sin un dedo a otro -de un bocao'-. Pero son... pues eso, leyendas.
✦ Ha vuelto a las peleas en las calles. Podría ahogar sus penas en alcohol, pero prefiere hacerlo mientras estampa sus nudillos contra el estómago de algún desgraciado.
Otros datos


© RANDOM HIGH SCHOOL
Kenia K. Kingston
Kei-Kei Kingston I44PMVS
Mensajes : 2721
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Kenia K. KingstonEx-Alumno

Volver arriba Ir abajo

Kei-Kei Kingston Empty Re: Kei-Kei Kingston

Mensaje por Frijol El Chistoso el Lun Jul 06, 2015 11:12 am

Parece que sabes escribir... está bien. ¡Aceptado en Random High School!

No olvides registrarte en tus clubes correspondientes. ¡Gracias!
Frijol El Chistoso
Kei-Kei Kingston I44PMVS
Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 09/10/2013
Frijol El ChistosoMascota del instituto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.