Kei-Kei Kingston

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kei-Kei Kingston

Mensaje por Kenia K. Kingston el Dom Oct 13, 2013 12:48 am


  

  
Kenia Keena Kingston
If you like it, then you should put a ring on it, man.
Gamusinos
Edad: 18 años
Curso: Senior
Awesometown
PB: Cassie Ventura

  
Descripción psicológica.

   Kei-Kei, así la llaman, es puro carácter, fuerza, pasión y tozudez. Se abre paso por la vida a base de cabezazos si hace falta, porque se niega a fracasar y a no ser nada en la vida. Si quiere eso, irá a por ello; si quiere lo otro, también; aunque algo le cueste, lo lucha poniendo toda la carne en el asador y lo termina consiguiendo por sus santas joyas reales ocultas. Tremendamente segura de sí misma, Kei-Kei confía tanto en sus propias capacidades que roza la prepotencia. No le gusta que le toquen las narices ni le digan lo que tiene que hacer; porque, pa' chula ella y la disciplina para el campo.

Comprometida con el béisbol y... y con nada más, lo demás le resbala bastante. Destaca por ser una pasota, una chica despreocupada a la que le importa lo más mínimo lo que los demás piensen o digan de ella. No es aplicada y eso de estudiar como que no le emociona, pero entre gruñido y gruñido, se lo curra lo suficiente como para sacar aprobados -raspados en la mayoría de los casos, más que aceptables en contadas ocasiones-.

Rebosa chunguez y lo más probable es que, de primeras, no resulte simpática por culpa de las borderías que le salen sin querer -queriendo-, o de las verdades que se le escapan -que suelta-, o de lo orgullosa que es y lo inflexible que puede parecer; pero, en realidad, lleva muy buen rollo. No es retorcida y eso de usar los dobles sentidos y las intenciones ocultas no le va mucho, prefiere ir de frente. Es una tipa enrollada, con mucho flow y con el motor siempre a punto para una buena fiesta.
  
Historia personal.

   Nunca ha tenido problemas familiares, sólo las típicas discusiones entre/con los padres y peleas con su hermana mayor. Pero, ya sabéis... Los quince años. La adolescencia. Creer saber más que los demás, querer ser más chulo que el de al lado, pensar que todo el mundo está en tu contra, los “amigos” que te llevan por el mal camino -aka malas influencias-, la sensación de estar en una jaula, el espíritu rebelde... Lo que no es para tanto se magnifica y lo verdaderamente importante se ignora; se sobrevalora a los colegas y entre pastillitas chungas y porretes divertidos, se va imponiendo la distancia entre la familia y los amigos que sueltan verdades que no gustan. Mucha fiesta y poco estudio... Obviamente, las consecuencias no tardaron en manifestarse: expulsiones, peleas con pedales monumentales encima, tirones de pelos con otras pavas, cateo general y pam, a repetir curso.

La situación termina superando y los del círculo más cercano acaban hasta la coronilla. No es de extrañar que, tras un verano intenso, en el que los palos le llegaron por todas partes a Kei-Kei, ésta empezase a darse cuenta de lo que estaba haciendo. De lo que se estaba haciendo. Se hartó de las resacas y las vomitonas, de no ser dueña de su cuerpo al consumir ciertas sustancias, de las broncas, de estar en continua tensión en su propia casa... En fin, que mandó a tomar viento a los que se suponía que eran su gente e hizo nuevos amigos. Sus padres le propusieron entrar a un club del instituto, para que encontrase alguna motivación, y, aunque al principio le pareció una chorrada y su negativa fue rotunda, terminó pensándoselo mejor. De ahí que con dieciséis años entrase en los Gamusinos. Y hasta ahora.

Las penas y la furia de adolescente que antes ahogaba en alcohol, ahora las diluye en cada entrenamiento y partido de su equipo, también en cada verso de rap que compone en sus ratos libres. Llega a casa exhausta y encara cada día con ánimo y algo más en la cabeza que querer desfasar por la noche en un rincón con unas cuantas botellas. Sus pintas no emocionan demasiado a sus padres, pero su hermana Tiaret lo goza con sus reacciones cada vez que Kei-Kei trae un piercing nuevo, un peinado rompedor o un tatuaje más en su colección. La cosa le va bien, no se puede quejar, y aunque sus formas de chunga siguen sin ser las más adecuadas y le buscan más de una bronca, está guay con su vida. Y tal.


  
  
Otros datos.

Datos familiares:
Padre:
Nombre completo: Joseph Kingston.
Profesión: carpintero.
Madre:
Nombre completo: Sade Twild.
Profesión: maestra de matemáticas de primaria.
Hermana:
Nombre completo: Tiaret Kingston.
Profesión: estudiante de universidad.
Otros familiares: abuelos, abuelas, tíos, tías, primos, primas, etc.

Curiosidades:
Las pelis y las novelas románticas le molan mucho, pero considera que, de ser público, eso le restaría chungez, así que lo mantiene en secreto.
También mantiene en secreto que tiene un baúl repleto de barbies con las que jugaba de pequeña. Por ahí está también el Ken con el que se rebozaban. Unas guarrillas todas.
Compone y canta rap, pero no piensa mostrárselo a nadie. Lo que le faltaba, que la invitaran a formar parte del Glee ese. No, hermana, no, por ahí no pasa.
Tiene un gato ruso de esos que parecen azules a veces.
Cuenta la leyenda que dejó mellada a una, calva a otra -de un tirón de pelo- y sin un dedo a otro -de un bocao'-. Pero son... pues eso, leyendas.
Va improvisando anillos por la vida.
  

avatar

Mensajes : 2721
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Kenia K. KingstonEx-Alumno

Volver arriba Ir abajo

Re: Kei-Kei Kingston

Mensaje por Joshua Random el Dom Oct 13, 2013 1:02 am

Parece que sabes escribir... está bien. ¡Aceptado en Random High School!

No olvides registrarte en tus clubes correspondientes. ¡Gracias!
avatar
Mensajes : 393
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Joshua Random

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.